Labores del huerto [diciembre III]

Y así, sin darnos cuenta, ¡se nos acaba el 2017!

“En diciembre la tierra se duerme”

Así que atención a los fríos, que pueden llegar a helar el suelo, haciendo que toda actividad de su ecosistema se pare, hasta nuevo aviso cuando suban las temperaturas.

Queríamos utilizar este refrán y aprovechar que el pasado 5 de diciembre se celebró el Día Mundial del suelo, para recordaros por qué es tan importante recuperarlo y mantenerlo. “El cuidado del planeta empieza por el suelo” es el lema de este año, y nos parece muy acertado. La agricultura ecológica, y en su extensión, la agroecología, entienden el suelo como un ecosistema en sí mismo. Mantener su equilibrio, manteniendo las interrelaciones entre sus diferentes componentes es fundamental para recuperar su fertilidad y las características que permiten que esté vivo… El suelo, además se considera un recurso no renovable, por lo lento que se recupera tras una fuerte degradación. Nos encontramos en un momentos crucial para poder mantener el suelo del cual depende nuestra soberanía alimentaria.

Volviendo a las labores del huerto, en diciembre sólo quedan por sembrar habas, ajos y guisantes, antes de que el suelo comience a helar. Veremos cómo el crecimiento del resto de las hortalizas del huerto  se ralentiza e incluso se estanca.

Protección de cultivos frente al frío: Si aún no lo habéis hecho, este es el momento. Ya sea con manta térmica, con plástico o desarrollando la creatividad con materiales reciclados, es necesario proteger a los cultivos de las posibles heladas.

Para saber más sobre las labores del huerto en diciembre, puedes repasar lo que os contamos el año pasado.