Presentamos el primer informe sobre producción agroecológica en la Comunidad de Madrid

 Presentamos el informe “Producción agroecológica en la comunidad de Madrid” elaborado por Julia del Valle y Laura Jiménez con la colaboración de Nerea Morán, Raquel Clemente y gracias al apoyo de la Fundación Daniel y Nina Carasso. En él se hace un análisis exhaustivo sobre la situación del sector agroecológico en la Comunidad de Madrid.

Este informe es el resumen de un año de estudio y análisis del sector a través de 118 entrevistas y tres talleres participativos a productores y productoras de los 171 proyectos que se han localizado en los diferentes municipios madrileños. Nace con los objetivos de identificar a las personas y proyectos que conforman el sector, establecer las características que definen la producción agroecológica en la comunidad de Madrid y comenzar a definir una hoja de ruta para consolidar y fortalecer el sector.

El estudio llega en un momento en que el sector agrícola de toda España y más concretamente el madrileño sufre un importante declive; entre los años 1996 y 2016, la ocupación agrícola a nivel estatal se ha reducido a la mitad y en la Comunidad de Madrid tan sólo queda la cuarta parte. Sin embargo, si al poner en foco en la producción agroecológica en la comunidad de Madrid, el número de proyectos ha aumentado considerablemente desde principios de los años 2000. Una comparativa realizada desde el año 2013 al 2018 indica que el número de proyectos agroecológicos de producción hortícola ha aumentado un 60% y la superficie cultivada un 128%. Es decir, el sector agroecológico en la Comunidad de Madrid se encuentra en una clara expansión.

Este crecimiento se ve reflejado también en la contratación, donde lo más común son proyectos de entre 2 y 5 personas. Este crecimiento se cifra en cerca de un 10% más si comparamos los proyectos hortícolas en el año 2013 con los del actual estudio. Por otro lado, este incremento del empleo además está contribuyendo a la repoblación y fijación de población en zonas rurales y a la generación y consolidación de empleo joven y femenino, en mayor proporción que el sector productivo convencional.

Ambas situaciones, la dramática pérdida de agricultura y el repunte momentáneo de proyectos hortícolas en la comunidad hacen necesaria y urgente la actuación de las instituciones públicas en este sector tradicionalmente olvidado en Madrid.

La agroecología como respuesta a la crisis ambiental

En la actual crisis medio ambiental a la que nos estamos enfrentando es esencial el cambio de paradigma en áreas tan esenciales para la vida como es la alimentación y el consumo. La agroecología propone un sistema sostenible en toda la cadena de producción, desde la siembra de productos ecológicos hasta el consumo de productos de cercanía generando un impacto positivo en el medioambiente y en la economía local. En una ciudad como Madrid, con uno de los mercados más grandes del país, Mercamadrid, que vende hasta a 14.000 establecimientos de Madrid y alrededores, los productos de cercanía sólo suponen el 4% de las ventas totales, esto se debe a muchas razones entre las que está la dificultad en los saltos de escala de los productores locales de Madrid. Los productores de Madrid tienen grandes dificultades para producir el volumen de productos que requiere un mercado de consumo como el madrileño y por eso la principal forma de venta de productos es a través de canales cortos de comercialización como son los grupos de consumo o los pequeños comercios locales.

A pesar de las dificultades en los saltos de escala, el sector agroecológico ha generado más de 7 millones de € en el último año y ha empleado a más de 500 personas en un total de 141 proyectos activos.

Disensión en la certificación ecológica 

Por otro lado destaca el dilema de la certificación, sin duda un debate que pensamos va a ser central en los próximos años, por no decir que ya lo está siendo en el seno de las organizaciones sectoriales y los procesos de articulación que se están llevando a cabo. Tan sólo el 44% de los proyectos analizados se certifican en ecológico a través del  CAEM (Comité de Agricultura Ecológica de Madrid).

Finalmente, el estudio aborda la problemática existente debido a la falta de una definición clara de lo que  supone ser un proyecto agroecológico. Esta falta de definición ya está generando problemas en el sector aquí y ahora. En concreto lo vemos cuando las instituciones hacen uso de esta terminología para organizar, por ejemplo, espacios de venta para “productores agroecológicos”. La falta de criterios definidos de selección provoca que se use la certificación ecológica como único criterio diferenciador. En otras ocasiones, esta falta de criterios sobre la definición de producción agroecológica genera que en estos espacios convivan proyectos artesanos o de proximidad, pero no siempre con criterios claros de sostenibilidad. Así se ha elaborado un sistema de indicadores que permite acercarnos a una definición de lo que significa ser un proyecto agroecológico productivo en la Comunidad de Madrid.

Estos indicadores abordan no sólo las cuestiones técnico productivas, sino también la sostenibilidad en los ámbitos de comercialización, condiciones laborales y económicas, así como en la implicación que los proyectos agroecológicos tienen en espacios de participación político culturales.

Puedes leer y descargarte el informe completo en este enlace

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.