Labores del huerto [agosto]

Este mes nos vamos de vacaciones, pero no queríamos irnos sin repasar algunas de las tareas más importantes que hay que realizar durante el mes de agosto en el huerto.
Como ya os habréis percatado en las ultimas semanas de julio, es la época de la abundancia en el huerto: por fin recolectamos los frutos de los cultivos iniciados en primavera: judías verdes, pimientos, tomates, berenjenas, pepinos, etc…

¡El trabajo ha merecido la pena!

La(s) ola(s) de calor: Seguro que también lo habéis notado… En la Península en general, y en Madrid en particular, el mes de julio ha sido especialmente caluroso y muchos habréis tenido problemas en el huerto (ya sea en tierra o un maceto-huerto) como consecuencia de las olas de calor que hemos estado pasando. Con el aumento del calor es inevitable que algunas de nuestras plantas mueran o que modifiquen algunos de sus procesos, teniendo fisiopatologías, y que sean más sensibles a la acción de parásitos y fitófagos, que aumentan su actividad con el calor. Las plantas, como los animales, tienen sus propios mecanismos para regular su temperatura. Sin embargo, en estas situaciones en las que las temperaturas son tan altas durante largos periodos, tendremos que estar mucho mas pendientes de la humedad de la tierra/ sustrato para que estos mecanismos continúen funcionando correctamente. Por eso, regaremos con más frecuencia y de manera regular (para evitar el estrés hídrico), y pulverizaremos las plantas de vez en cuando para «refrescarlas» aunque sin pasarnos para evitar hongos. Puede incluso interesarnos sombrear las macetas o cultivos.

Algunos problemas que puede que hayamos visto en nuestro huerto: marchitamiento general de hojas, manchas en los frutos como consecuencia de golpes de calor, falta de calcio (necrosis apical), aceleración del espigamiento en lechugas/ acelgas/ espinacas, flores que no llegan a cuajar o «se agostan» antes de tiempo, frutos quemados…

Ante todo no hay que desamimarse, es algo que no está del todo en nuestras manos y que tendremos que aprender a manejar sin deprimirnos.

Recolección de frutos: Muchos de los cultivos están listos para la recolección. Un buen consejo es hacerla, a ser posible, evitando las horas de máxima temperatura.

Consejo particular para el calabacín: No esperes a que salgan calabacines enormes, esto retrasará el crecimiento del resto de los frutos y agotará las reservas de la planta. Es mejor ir cosechándolos cada dos-tres días, salvo aquellos que hallamos decidido dejar para sacar semillas. Es bueno ir sacando las hojas bajas, que son las más viejas, sobre todo si tocan mucho el suelo pues evitaremos enfermedades criptogámicas (aquellas causadas por hongos)

Recolección de semillas: como ya mencionamos en las labores para julio, una de las tareas más importantes y satisfactorias en nuestro huerto o jardín es recolectar nuestras propias semillas para intercambiarlas o sembrarlas el año siguiente. Se trata también de un acto revolucionario por la soberanía alimentaria local. Vandana Shiva nos habla de ello en esta conferencia on-line.

Aprender y experimentar con conservas: es posible que tengamos exceso de cosecha y podemos aprovechar para hacer conservas, congelar algunos frutos o deshidratarlos, con el objetivo de disfrutar de la cosecha de verano en invierno.

¡Felices vacaciones!

Fuentes: El huerto 2.0, La Huertina de Toni

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.