Labores del huerto [mayo]

¡Que manera de llover en abril! Pero eso es bueno, ya lo dice el refranero:

“Marzo ventoso, abril lluvioso, sacan a mayo florido y hermoso”

Ya se nota el calor y los días son más largos, y eso se nota en el huerto y el jardín porque el crecimiento de las plantas se acelera. Pero hay que tener cuidado, hacia mediados- finales de mayo pueden bajar las temperaturas y caer alguna helada tardía. Una vez más el refranero nos lo recuerda:

“Hasta San Urbano (25 de mayo), no está libre de hielos el hortelano”

Ahora sí que sí, mayo es el mes de los trasplantes de las plantas que tenemos en los semilleros: es el momento para hacer el trasplante de tomates y demás solánaceas y las cucurbitáceas (calabaza, pepino, etc.). Pero recuerda que hay que prestar atención a una posible bajada de temperaturas y que puede ser aconsejable proteger las plantas durante el mes (por ejemplo, reciclando botellas de plástico como mini-invernaderos).


Además podemos hacer siembra directa también de muchas otras cosas (mira el calendario de este mes), entre ellas las judías y el maíz.

De hecho, este mes os proponemos experimentar una de las asociaciones de cultivo más antiguas en la historia de la agricultura: la asociación precolombina. En agricultura ecológica se asocian plantas para aprovechar los beneficios que se aportan mutuamente (sombra, protección frente a plagas, soporte…) o para utilizar mejor el espacio, aprovechando las diferencias en los crecimientos (son las llamadas sucesiones). La asociación precolombina consiste en juntar en un mismo espacio judías, calabazas y maíz. Los indios de América la utilizaban porque el maíz proporciona soporte a las judías para entutorarse, la calabaza funciona como cobertura del suelo y las judías aportan nitrógeno cuando están creciendo.

Para cultivos como las judías y los tomates, que hay que entutorar, tendremos que asegurar un soporte como cañas o mallas.

Durante el mes de mayo tendremos que comenzar a aumentar el riego. Será mucho mejor si lo tenemos programado, pues así evitaremos el estrés hídrico en las plantas, que es cuando hay déficit de agua durante un tiempo más o menos prolongado. Si sometemos a las plantas a muchos eventos de este tipo, acaba debilitándose, siendo más propensa a tener carencias nutricionales (si falta agua la planta cierra estomas para evitar evapotranspiración, y sin aporte de dióxido de carbono la fotosíntesis se detiene) o enfermedades. El estrés hídrico aumenta si, al darnos cuenta de que no ha tenido agua, le aportamos agua en exceso de golpe y luego vuelve a pasar sed. Se trata de tener un riego regular, adaptado a las condiciones climáticas

Por supuesto, debemos estar atentos/as a las plagas y enfermedades, que al aumentar las temperaturas y con as posibles lluvias de mayo, aumentarán su presencia en el huerto/jardín.  Podemos prevenir aumentando la diversidad con aromáticas y flores, y utilizando preparados de ortiga, cola de caballo o ajo, entre otros.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *