La naturalización de las ciudades es hoy más que nunca necesaria, el cambio climático es un hecho y sabemos que cada año está subiendo la temperatura media del planeta.

Pero, antes de seguir con el catastrofismo y empezar con la ansiedad climática, aprovechemos este día Mundial de las Ciudades  para revisar  las posibles intervenciones que se pueden realizar en las ciudades para mitigar los efectos negativos de este cambio.

¿Porqué naturalizar la ciudad es una solución?

Empecemos por el suelo, si en lugar de cubrir todo con pavimentos duros e impermeables dejamos más terreno con cierta permeabilidad, con materiales tipo terrizo, gravillas o jabres, amortiguaremos el efecto de las lluvias torrenciales. Además, no podemos olvidar que las raíces de las plantas reducen las escorrentías y permiten una mejor infiltración del agua a capas inferiores al reducir la compactación del suelo.

A nivel aéreo, el hecho de que haya plantas en las calles disminuye el efecto isla de calor. Al evitar que el sol incida directamente en el suelo, la temperatura se mantiene unos cuantos grados menos que si estuviese expuesta a la radiación directa.

Asimismo, si conseguimos llenar los edificios de plantas desde las azoteas hasta las fachadas, lograremos reducir el gasto energético de la climatización y reduciremos el volumen de partículas en suspensión que tantas enfermedades y muertes provoca al año.

No es tan dificil… Así que, ¿a qué esperamos?

Puedes ampliar información sobre naturación urbana en este artículo de Julián Briz e Isabel de Felipe

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.