El año pasado pusimos en marcha el Plan estratégico 2021-2023 y con él una serie de medidores para evaluar tanto la labor de Germinando de puertas afuera como la satisfacción que sentimos las personas que desarrollamos nuestra labor en esta cooperativa. Ya tenemos los resultados y hoy queremos mostraros nuestras reflexiones sobre ellos. 

Esta encuesta de satisfacción interna ha sido diseñada con las áreas de empresa que se estructuran en el ‘El timón de la empresa sostenible’, una herramienta visual que diseñamos en el 2019 para trabajar las entidades de economía social e incorporar, de manera transversal la teoría de los cuidados, y hacer realidad el discurso de la economía feminista. 

Hemos estructurado las preguntas en las tres áreas que propone el Timón, una con preguntas de índole más personal, otras sobre los equipos y otra sobre la estructura misma de la cooperativa. El resultado, en términos generales, indica un buen nivel de satisfacción general. Aunque hay información en la que merece la pena detenerse un instante.

La cooperativa se dio de alta en el año 2010 y de 13 profesionales que desarrollamos actualmente nuestra labor en Germinando, 7 son socias. Las edades oscilan entre los 45 y 35 años, en otras palabras, somos una plantilla formada en su mayoría por mujeres de los últimos años la Generación X y algunas Millennials nacidas en los 80. 

Es interesante ver cómo se ha desarrollado la cooperativa a nivel humano por el tiempo que llevamos cada una en el proyecto. Gracias a esa información se observa que los primeros años fueron de asentamiento y maduración (sin aumento de equipo) y que ha sido en el último lustro cuando se aprecia que ha crecido visiblemente.  

En el entorno de lo personal, es importante observar y analizar con cuidado las respuestas a las preguntas realizadas. En cuanto al nivel de estrés y cómo Germinando puede apoyar a las trabajadoras, se observa honestidad y que las trabajadoras entendemos cuál es el papel de la cooperativa en este sentido y hasta dónde puede llegar.

Otro aspecto fundamental es el del reconocimiento. Sentimos se reconoce nuestro  trabajo y vemos en la cooperativa un buen lugar para el desarrollo profesional. El reconocimiento es un factor clave en el empoderamiento. Según la teoría defendida por la feminista e investigadora canadiense Nancy Fraser, está asociado a la redistribución de la riqueza y a la participación en la vida social en igualdad.

Sin embargo, hay un punto en el que somos más críticas: el de los sueldos. En Germinando somos conscientes de que los sueldos que percibimos no son altos, pero es algo a lo que hemos llegado por consenso. Todas coincidimos en que las medidas de conciliación y los días de vacaciones son más importantes para nosotras que el sueldo

Como sucede en la mayoría de las empresas de la economía social, tenemos sueldos más bajos que las empresas de economía convencional, pero gozamos de mejores condiciones de trabajo y menores diferencias salariales entre nosotras. 

Aún así, vamos a poner en valor en este punto algo que acabamos de decidir: por segundo año consecutivo, nos subimos el sueldo una media del 9% este año 2022.

 ¿Sabes cómo puedes contribuir a mejorar los sueldos de la economía social? Únete a nosotras!! Consume productos y servicios que ofrecemos, únete al Mercado social de Madrid 

Finalmente, para terminar con un dato optimista, en cuanto a la estructura de la cooperativa, hay una gran coincidencia entre los valores de Germinando y los valores que cada una de las trabajadoras tiene como propios. Estos provienen de la Carta de principios de REAS

Y lo que nos parece más importante no es teoría, sino que éstos valores se corresponden mayoritariamente con una implementación en la realidad laboral. 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.