Tras un largo ‘veroño’ parece que por fin bajan las temperaturas, así que ha llegado el momento de proteger nuestras plantas.

Dentro de casa se empezarán a encender las calefacciones, pero hay que recordar que la mayoría de las plantas de interior agradecerán que la temperatura en casa sea estable y en torno a los 20 grados (no mucho más). Esta temperatura ofrece confort para todas y es mucho más sostenible para el planeta.

Sin embargo, hay un problema que a veces se pasa por alto sobre el cuidado de las plantas de interior cuando se pone la calefacción: que el ambiente se reseca. Por eso, ahora más que nunca, es necesario que pulverizar de vez en cuando a nuestras plantas con un poco de agua, con lo que evitaremos que se les seque las puntas y se afeen. Desde Germinando te recomendamos que por lo menos lo hagas una vez en semana, pero siempre dependerá de cada situación y de cada planta.

Veamos ahora qué podemos hacer con las plantas de exterior que no soportan las heladas. Para preservarlas y que aguanten bien hasta después del invierno,  será necesario taparlas con mantas térmicas o plásticos específicos para ello que permitan el paso de la luz y que al mismo tiempo aguanten los rayos UV. ¡Eso sí! Si se colocan plásticos es importante abrirlos de vez en cuando para que se renueve el aire interior y las plantas nos sufran por falta de CO2.

En la huerta podéis colocar unos microtúneles con ayuda de unos arcos de hierro o plástico y un plástico transparente y siguiendo las mismas recomendaciones que he descrito antes.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.